Teens y pollones: la combinación perfecta