Remy Lacroix, una apuesta segura para Naughty America