Kaylani Lei, Madison Scott y Marie Luv: fiesta lésbica

Hoy la cosa va de médicos y tratamientos generales. Aunque más que generales, estos métodos están muy bien localizados: concretamente allí donde reside el placer y el gustirrinín desenfrenado. Si esto fuera así cada vez que vamos al médico de cabecera, la Seguridad Social estaría más jodida de lo que ya está.