Emma Leigh es la pornochacha

¿Alguien se acuerda del fenómeno de las pornochachas? En los albores del cambio de milenio, cuando los telediarios empezaban su paulatina decadencia infestada de contenidos absurdos, las pornochachas fueron noticia durante algún tiempo. Una idea loca y perturbante que, como viene siendo lógico, salió del porno del de toda la vida: el que fantasea con el señor ricachón que, entre viaje y viaje de negocios, aprovecha para follarse a la doncella mientras su mujer hace lo propio con el profesor de tenis en la caseta de la piscina. Un tópico muy basado en hechos reales.